7 eventos en vivo

Gobierno brasileño revisa recorte de gastos tras fallos judiciales favorables

22 mar 2017
16h36
  • separator
  • comentarios

El Gobierno brasileño anunció hoy que revisará el recorte que venía planeando para el presupuesto de este año, y que podrá amenizarlo, gracias a una serie de decisiones judiciales favorables que garantizan un aumento de los ingresos en las cuentas públicas en los próximos meses.

"Vamos a evaluar los efectos de una decisión anunciada hoy por el Supremo Tribunal Federal (STF, máxima corte) y de otros fallos del Superior Tribunal de Justicia (STJ) para determinar cuánto tenemos que recortar de gastos y cuánto tenemos que elevar de impuestos este año para cumplir la meta fiscal", afirmó hoy el ministro de Hacienda, Henrique Meirelles.

El jefe del equipo económico del Gobierno brasileño admitió que pretendía anunciar este miércoles un recorte de los gastos previstos en el presupuesto de 2017 de cerca de 58.200 millones de reales (unos 18.774 millones de dólares) pero que las decisiones judiciales favorables obligan al Ministerio de Hacienda a rehacer sus cuentas.

"El próximo martes, tras la revisión de las cuentas, anunciaremos cuánto tendremos que recortar del presupuesto y cuánto vamos a aumentar de impuestos para cumplir con la meta fiscal con la que nos comprometimos. Pero puedo adelantar que el recorte será muy inferior a esos 58.200 millones de reales que planeábamos", afirmó.

La revisión del recorte presupuestario fue anunciada poco después de que la máxima corte del país revocara una cautelar que le permitía a la Compañía Energética de Minas Gerais (Cemig) mantener la concesión de la hidroeléctrica de Jaguará, una importante planta que genera energía para los estados de Sao Paulo y Minas Gerais.

La decisión le permite al Estado volver a subastar la concesión de esta hidroeléctrica, lo que le garantiza a las cuentas públicas un importante ingreso extraordinario en los próximos meses.

Meirelles calcula que la devolución de la hidroeléctrica al Estado garantiza ingresos por cerca de 3.000 millones de reales (unos 967,7 millones de dólares).

Agregó que el Gobierno también espera que el Superior Tribunal de Justicia falle a su favor en los próximos días en otras demandas para que la Cemig devuelva otras tres hidroeléctricas (Sao Simao, Miranda y Volta Grande), cuya concesión fue revocada.

De acuerdo con el ministro, una sentencia favorable le permitirá al Estado volver a subastar estas concesiones, una operación que puede rendirle al Gobierno hasta 6.500 millones de reales (unos 2.096,8 millones de dólares).

Meirelles dijo que el Gobierno igualmente prevé que la Justicia le conceda la razón en otras demandas que también le garantizan ingresos extraordinarios al Estado.

"Si sumamos todos los ingresos extraordinarios que esperamos llegamos a cerca de 16.000 millones de reales (unos 5.161,3 millones de dólares). Pese a que aún dependen de fallos judiciales, son ingreso sólidos, garantizados", afirmó el ministro.

El funcionario dijo que, dependiendo de la revisión de las cuentas, el Ministerio de Hacienda decidirá si anuncia o no la próxima semana un aumento de impuestos que igualmente viene planeando hace algunas semanas y que sería necesario para cumplir la meta fiscal de este año.

"Tenemos plazo hasta el martes para saber si tendremos que subir o no los impuestos y cuánto tendríamos que subirlos", dijo.

Poco antes de anunciar la revisión del recorte presupuestario, el Gobierno admitió que su nueva proyección para el crecimiento económico de este año es del 0,5 %, la mitad de la expansión del 1,0 % que preveía hasta hace tres meses.

De confirmarse la nueva previsión del Gobierno, Brasil volverá a crecer este año, aunque ligeramente, tras haber encadenado en 2015 y 2016 dos años consecutivos de retracción por primera vez desde la década de 1930. El PIB de la mayor economía suramericana se retrajo un 3,8 % en 2015, su peor resultado en 25 años, y un 3,6 % en 2016.

Según el ministro, con un crecimiento económico menor al esperado cuando fue aprobada la ley del presupuesto, el Estado recaudará menos en impuestos, lo que hace necesario un recorte de gastos para cumplir la meta fiscal.

Ello debido a que, tras tres años consecutivos de cuentas fiscales negativas y de la grave recesión de los últimos años, el Gobierno se comprometió a terminar 2017 con un déficit fiscal de sólo 139.000 millones de reales (44.838,7 millones de dólares).

EFE en español EFE - Agencia EFE - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización escrita de la Agencia EFE S/A.

compartir

comentar

  • comentarios
publicidad
publicidad