Mundo

publicidad
30 de noviembre de 2009 • 13:04

Perfil de José Mujica, de guerrillero a presidente uruguayo

José Mujica será un presidente diferente. A los 74 años de edad, Mujica, conocido popularmente como "Pepe", será el presidente de más edad en la historia de Uruguay, y de la región en la actualidad.

Pepe Mujica será el presidente de más edad en la historia de Uruguay
Foto: AP / Terra Networks México S.A. de C.V.

Uruguay.- José Mujica será un presidente diferente. A los 74 años de edad, Mujica, conocido popularmente como "Pepe", será el presidente de más edad en la historia de Uruguay, y de la región en la actualidad.

Su imagen y su estilo son inusuales para un primer mandatario uruguayo. A algunos les atrae, porque lo ven como un ciudadano más, como una persona "del pueblo". A otros les molesta su aspecto desaliñado y que se exprese con lenguaje callejero y en algunas ocasiones use malas palabras.

Muchas de sus declaraciones han causado revuelo, tanto en el ámbito local como internacional. En el libro Pepe Coloquios, en el que Mujica fue entrevistado por un periodista que publicó sus charlas, el entonces candidato calificó a la presidenta argentina Cristina Fernández y a su marido y ex presidente, Néstor Kirchner como "patoteros", como se conoce a una banda de matones, y dijo que los argentinos son "burros", entre otras polémicas declaraciones.

El presidente Tabaré Vázquez, del mismo partido, reaccionó con dureza hacia el candidato y calificó de estupideces sus expresiones.

Desde entonces, el candidato cuidó más sus discursos, limitó las entrevistas con la prensa y dijo durante la campaña que "tiene que aprender a callarse la boca".

Su pasado

Mujica fue uno de los principales dirigentes del Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros (MLN), que durante fines de la década del 60 protagonizó una guerrilla que buscaba imponer el socialismo por la vía armada.

Estuvo preso 14 años. En una oportunidad logró huir de la cárcel en una fuga masiva pero volvió a ser capturado y, durante el gobierno militar (1973-1985), estuvo detenido en diferentes cuarteles en condiciones infrahumanas.

Junto con otros guerrilleros fue amenazado de ser ejecutado si los tupamaros cometían un atentado.

Con el regreso de la democracia, en 1985, fue liberado en el marco de una amnistía para presos políticos concedida por el gobierno.

Mujica, el político

A fines de los 80 creó -junto a otros ex integrantes del MLN- el Movimiento de Participación Popular (MPP), dentro de la coalición de partidos de izquierda, Frente Amplio. Su crecimiento fue sostenido en las elecciones subsiguientes hasta convertirse en 2005 en la fuerza más votada dentro de la izquierda.

En 1995, Mujica fue el primer dirigente histórico del MLN en ingresar a la Cámara de diputados. En las elecciones siguientes, convertido en senador, llamó la atención de todos al llegar al Palacio Legislativo en motocicleta para ocupar su banca, vehículo que continuó usando en el período siguiente, a pesar de tener a su disposición un auto oficial como Ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca.

En 2005 el presidente Tabaré Vázquez lo designó en ese cargo, en el que se mantuvo hasta 2008, cuando regresó a su banca en el Senado y lanzó su candidatura a la Presidencia.

Tras arduas negociaciones internas, Mujica recibió el apoyo de la mayoría de su partido y se convirtió en el candidato del Frente Amplio para estas elecciones, superando en las elecciones internas a la otra figura más representativa de la izquierda y favorito de Vázquez, Danilo Astori, y a un tercer candidato, Marcos Carámbula.

Mujica, el hombre (de campo)

Mujica está casado desde hace cuatro años con la senadora y también ex tupamara Lucía Topolansky, a la que conoció en su época de guerrillero y con la que lleva cuatro décadas de relación. No tienen hijos.

Topolansky, además de convertirse en primera dama, presidirá el Senado por haber sido la senadora más votada en estas elecciones. En ese cargo será la encargada de tomar juramento a su marido cuando asuma su investidura el 1o de marzo. La senadora dijo que junto a su esposo impulsará un estilo gubernamental "austero y sobrio".

Mujica no tiene título universitario y se define como chacarero (granjero) de profesión. Vive en una chacra (granja)en las afueras de Montevideo donde cultiva hortalizas y flores, "como una forma de aflojar la tensión y hacer terapia", según su esposa.

Ha dicho que seguirá viviendo allí aún siendo presidente y que cuando se retire de la actividad política quiere instalar una escuela rural en su propiedad para enseñar oficios rurales que han quedado en el olvido.

BBC Mundo