Mundo

publicidad
28 de diciembre de 2010 • 21:06

Perfil: 'Cuchillo', el último gran narcoparamilitar en caer

Pedro Oliverio Guerrero Castillo alias Cuchillo, era un reconocido paramilitar y narcotraficante que se encontraba entre los capos más buscados del país, junto a DanielBarrera Barrera, alias el Loco Barrera, Luis Enrique Call...

Guerrero Castillo inició su vida delictiva en el cartel de Medellín.
Foto: Reproducción / Terra Networks México S.A. de C.V.

Pedro Oliverio Guerrero Castillo alias Cuchillo, era un reconocido paramilitar y narcotraficante que se encontraba entre los capos más buscados del país, junto a Daniel Barrera Barrera, alias el Loco Barrera, Luis Enrique Calle Serna, alias Comba, y Daniel Rendón Herrera alias Don Mario.

Guerrero Castillo inició su vida delictiva en el cartel de Medellín, bajo el mando del extinto capo del narcotráfico Gonzalo Rodríguez Gacha, para luego pasar a integrar las filas del denominado Bloque Centauros de las Auc.

Alias Cuchillo tiene varios cargos en su contra, entre ellos el emitido por el Juzgado Tercero Penal del Circuito Especializado de la ciudad de Villavicencio, el cual consta de una condena de más de 11 años de prisión; condena que fue emitida el pasado 14 de abril de 2009 por los cargos de concierto para delinquir agravado en concurso con hurto calificado y desplazamiento forzado.

En este sentido, la Fiscalía pudo comprobar la responsabilidad de Guerrero Castillo en los hechos ocurridos durante el 26 de abril de 2005 en dos fincas ubicadas en área rural de San Martín (Meta), donde el encargado de los predios fue amenazado con armas de fuego por más de 20 hombres pertenecientes al 'Bloque Guaviare' de las autodefensas al mando de 'Cuchillo'.

En aquel entonces la organización paramilitar fue acusada de hurtar 230 reses de ganado cebú y 100 yeguas de raza cuarto de milla, entre otros semoviente, además de haberse apropiado de bienes avaluados en más de 500 millones de pesos, un tractor y diferente tipo de maquinaria agrícola.

Tras el hostigamiento realizado por la agrupación paramilitar, el dueño de las fincas, uno de sus empleado y sus respectivas familias se vieron obligadas a abandonar las propiedades luego de ser declarados objetivo militar.

Una vez ordenó el asesinato de Miguel Arroyave, reconocido jefe paramilitar que operaba en el oriente del país y quien era el máximo jefe del autodenominado Bloque Centauros, Oliverio Guerrero asumió la dirección de la agrupación paramilitar que con el tiempo iría transformando en el autodenominado 'Ejército Revolucionario Popular Antiterrorista' (Erpac), la cual decidió hacerse a un lado del proceso de Justicia y Paz, y de la que recién este martes se conoció la captura de Harold Humberto Rojas Piñeros, alias el Loco Harold, su segundo al mando.

Según se informó, Rojas fue detenido junto a siete de sus lugartenientes, al cabo de un intenso enfrentamiento entre comandos Jungla y Copes de la Policía, con los integrantes del esquema de seguridad del peligroso delincuente, sorprendido en una finca de Mapiripán, Meta.

Al parecer Oliverio Guerrero se encontraría entre las personas que murieron durante el intenso intercambio de disparos que se registró durante el exitoso operativo; información que a pesar de haber sido confirmada por prensa de la Dijin aún no ha sido reconfirmada por el ministro de Defensa, Rodrigo Rivera, quien prefirió esperar a la plena identificación del criminal por parte de Medicina Legal.

Tan solo en el mes de noviembre Cuchillo había perdido al menos a 15 integrantes de su grupo más cercano, incluyendo a su jefe de sicarios, quien coordinaba sus desplazamientos y hasta a su propia compañera sentimental.

Si fuiste testigo de un acontecimiento y quieres denunciar algo o compartir tu punto de vista sobre un tema, entonces envía tu aportación a tureportero@corp.terra.com.mx y lo publicamos.

Terra