Norteamérica

publicidad
30 de octubre de 2012 • 09:44

Carrera presidencial EEUU depende sólo de Ohio, ¿o no?

 

Cuando queda sólo una semana en la reñida carrera por la Casa Blanca, todo se reduce al crucial estado de Ohio, donde no hay una tendencia definida. A menos que pueda ser Colorado, o Iowa, o la pequeña Nueva Hampshire.

El presidente demócrata Barack Obama y su rival republicano Mitt Romney transitan por caminos claros para conseguir los 270 votos electorales que necesitan para ganar, pero no todos pasan por Ohio, el estado que ambos bandos consideran clave para instalarse en Washington.

Obama mantiene una ligera ventaja en el mapa electoral gracias a que aún cuenta con la mayoría de la intención de voto en Ohio, pero Romney ha cerrado consistentemente la brecha o ha avanzado en algunos distritos donde no está claro quién ganará. Ocho estados del país permanecen en la lista de votantes sin tendencia definida.

Los dos rivales pueden construir múltiples escenarios para triunfar, con o sin Ohio. Ahora, es posible que la ventaja definitiva provenga de otros estados, como Colorado, donde Obama y Romney están empatados en los sondeos.

"En este punto, probablemente hay más escenarios en el mapa electoral que votantes indecisos", dijo Lee Miringoff, encuestador de Marist College, que realiza sondeos en estados que podrían escoger tanto a uno como a otro candidato.

"En una carrera 50-50 (...) todo y cada lugar va a importar", declaró.

Los sondeos nacionales muestran que la carrera es un empate virtual, pero Obama aún tiene una ventaja de al menos 4 puntos porcentuales en estados que acumulan 237 votos electorales, según promedios recopilados por RealClearPolitics.

En tanto, Romney mantiene un liderazgo de al menos esa magnitud en estados que suman 201 votos electorales.

Eso da a Obama cierto espacio en la lucha por los restantes 95 votos electorales disponibles en los ocho estados que aún no tienen un favorito claro.

En el 2008, Obama se impuso de esta forma: Colorado (9 votos electorales), Florida (29), Iowa (6), Nevada (6), Nueva Hampshire (4), Ohio (18), Virginia (13) y Wisconsin (10).

El presidente se aferra a su leve ventaja en los sondeos -que suele ser menor al margen de error- en cinco de esos distritos con un total combinado de 44 votos electorales: Ohio, Iowa, Nevada, Nueva Hampshire y Wisconsin.

Eso podría ser suficiente para darle el triunfo.

Incluso si pierde en Ohio, el líder demócrata podría obtener los 270 votos electorales -y ganar la elección- si se queda con la victoria en Colorado.

Obama ganó Colorado por una diferencia de 9 puntos porcentuales en el 2008, ayudado por el respaldo de los votantes jóvenes, de zonas suburbanas y el creciente voto hispano, pero ahora está virtualmente codo a codo con Romney en este estado.

Y el camino del candidato republicano sin contar a Ohio es más difícil, pero aún posible.

El ex gobernador de Massachusetts cuenta con una leve ventaja en Florida y ha empatado al presidente en Virginia. Si Romney se lleva esos dos estados y suma a Colorado, aún necesitaría triunfar en Iowa, Nueva Hampshire y Wisconsin para llegar a la Casa Blanca.

¿NEVADA SE LE ESCAPA A ROMNEY?

De todos los estados sin tendencia definida, Nevada parece ser donde habrá menos competencia, ya que analistas y algunos estrategas de ambos partidos dicen que se está moviendo en favor de Obama.

Un sondeo del jueves de NBC/Wall Street Journal/Marist dio a Obama una ventaja de 3 puntos porcentuales en Nevada y los seis sondeos públicos más recientes han mostrado al presidente al frente.

Romney parece tener una ventaja en Florida luego que seis de que los últimos siete sondeos públicos así lo indicaran. RealClearPolitics estima que Romney posee un liderazgo promedio de 1,8 puntos porcentuales, dentro del margen de error de la mayoría de los sondeos, pese a que la cifra sugiere una tendencia hacia el republicano, dicen analistas.

"Una vez que un presidente en funciones pierde el control de la carrera, es muy difícil recuperarlo", dijo el encuestador de Florida Brad Coker de Mason-Dixon. "Obama perdió Florida, por lo que estoy viendo en el terreno. El mapa parece estar ampliándose para Romney y reduciéndose para Obama", agregó.

Los múltiples escenarios electorales han generado especulaciones sobre resultados alternativos como un empate 269-269 en votos electorales, que podría llevar la carrera a una votación decisiva de la Cámara de Representantes, dominada por los republicanos.

Otra posibilidad: un candidato gana la votación mayoritaria en el país, mientras que el otro vence en los votos electorales y se lleva la presidencia.

Un tercer factor en la contienda electoral es el arribo de la feroz tormenta Sandy a la Costa Este de Estados Unidos. Ambos candidatos cancelaron sus eventos de campaña el lunes y el martes y asesores políticos están inquietos por las consecuencias de la interrupción de las actividades cuando quedan apenas pocos días para los comicios.

Aún así, el premio más disputado sigue siendo Ohio, y ambas campañas están concentrando su tiempo y recursos ahí. Obama tiene una ventaja promedio en los sondeos de 1,9 puntos porcentuales, según RealClearPolitics. Seis de los últimos nueve sondeos públicos arrojan esa tendencia.

Los otros tres estudios apuntan a un empate, incluido un sondeo divulgado el domingo del diario Cincinnati Enquirer y la Ohio News Organization.

"El mapa electoral se inclina ligeramente hacia Obama, pero sólo porque Ohio es muy importante y es un estado donde ha conservado una ventaja muy pequeña", dijo Thomas Riehle, un encuestador de la firma de investigación de mercado YouGov, que también realiza consultas en los estados que podrían definir la elección.

"Las encuestas son mucho más reñidas que en el 2000 o en cualquier otra elección muy disputada, así que todo es difícil de predecir", afirmó.

"UNA ILUSION DE VOLATILIDAD"

Los avances de Romney en los sondeos desde su sólido desempeño en el primer debate el 3 de octubre han sido fortalecidos por una creciente confianza de los votantes en su capacidad para manejar la economía, un aumento en sus índices de preferencias y un alza entre las mujeres y los independientes.

Pero el impulso de Romney de comienzos y mediados de octubre parece haber perdido fuerza o desaparecido desde que Obama se mostró sólido en los últimos dos debates. Los sondeos nacionales de seguimiento han variado dentro de un rango estrecho durante la última semana y Romney ha conservado una leve ventaja en la mayoría.

Pero en un sondeo nacional de seguimiento de Reuters/Ipsos divulgado el domingo, Obama logró una leve ventaja ante Romney, con un 49 por ciento frente a un 46 por ciento, entre los posibles votantes.

A nivel estatal, el alza de Romney lo pone al frente por escaso margen en Florida y Virginia, pero eso no es suficiente para superar a Obama en los estados de Ohio, Iowa y Wisconsin.

Sólo esos estados, sumados a aquellos en los que Obama ya cuenta con una sólida ventaja, serían suficientes para que el presidente obtenga 271 votos electorales.

"Hay una ilusión de volatilidad que se crea cuando tienen 90 sondeos públicos que salen cada día", dijo la semana pasada David Axelrod, asesor de alto rango de Obama, a periodistas. "El hecho es que esta carrera ha sido notablemente estable durante un largo período de tiempo", agregó.

El nivel de apoyo de Obama no alcanza el umbral mágico del 50 por ciento en la mayoría de los sondeos nacionales o de los estados que podrían definir la elección, una señal de peligro para un presidente en funciones que es reconocido por los votantes y para quien, por lo tanto, podría ser difícil ganar el respaldo de quienes se decidan a último minuto.

Lo reñido de la carrera ha puesto una prima sobre la capacidad de cada campaña para identificar y convencer a los votantes, y la campaña de Obama ha presumido de la votación anticipada en estados decisivos y sus esfuerzos por lograr que tanto los votantes esporádicos como los frecuentes vayan a las urnas.

No está claro cómo afectará la tormenta Sandy a la votación anticipada en la Costa Este de Estados Unidos, especialmente en Virginia. Bob McDonnell, gobernador republicano de Virginia y partidario de Romney, ha prometido extender las horas de votación y restaurar pronto la energía a los centros de sufragio en el caso de apagones.

Los demócratas han concentrado su campaña en la votación anticipada y representan una mayoría de quienes acuden a sufragar antes del día de la elección.

Pero la campaña de Romney dice que la votación anticipada entre los republicanos en los estados decisivos ha superado el ritmo mostrado por el partido en el 2008, cuando Obama venció al republicano John McCain.

"Los sondeos en los estados decisivos son muy reñidos, aunque muchos aún se inclinan levemente hacia Obama", dijo Miringoff. "Sigue siendo una situación similar al lanzamiento de una moneda", agregó.

(Editado en Español por Ricardo Figueroa/Marion Giraldo)

Reuters en español Reuters - Esta publicación incluye información y datos que son de propiedad intelectual de Reuters. Queda expresamente prohibido su uso o el de su nombre sin la previa autorización de Reuters. Reservados todos los derechos.