Europa

publicidad
07 de noviembre de 2012 • 10:26

Un suizo experto antiblanqueo vigilará la transparencia financiera vaticana

El suizo René Bruelhart, de 40 años, experto en la lucha contra el blanqueo de capitales, ha sido nombrado director general de la Autoridad de Información Financiera (AIF), organismo creado en 2010 para vigilar la transparencia financiera de la Santa Sede, informó hoy el Vaticano.

Bruelhart pasa a ocupar el puesto del abogado italiano Francesco De Pasquale, que entra en el Consejo directivo de la AIF. Ambos nombramientos fueron decididos por el presidente del organismo, el cardenal Attilio Nicora.

René Bruelhart, que ha sido director de la unidad de información financiera de Liechtenstein y vicepresidente del grupo Egmont (red internacional de información financiera), era desde septiembre pasado asesor de la Santa Sede en materia de prevención y lucha contra el blanqueo de dinero.

El portavoz vaticano, Federico Lombardi, dijo hoy que el nombramiento del suizo y el nuevo cargo de De Pasquale se enmarcan en la "potenciación" del AIF y suponen un "nuevo paso en la lucha contra el blanqueo de dinero y contra la financiación del terrorismo".

El pasado mes de julio, Moneyval, el órgano de control del Consejo de Europa para la lucha contra el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo, instó a la Santa Sede a reforzar sus organismos supervisores, aunque reconoció que había recorrido "un largo camino en muy poco tiempo".

El Vaticano expresó su "satisfacción" por el informe de Moneyval, que subrayó que la Santa Sede cumple nueve de las 16 recomendaciones centrales del Grupo de Acción Financiera Internacional del Consejo de Europa (GAFI), creado en 1989 para combatir el blanqueo de capitales, mientras que en el resto tiene que mejorar.

El Vaticano "aprobó" en puntos como la prevención y lucha contra el reciclaje, medidas de confiscación o cooperación internacional.

Moneyval le recomendó que elabore una "evaluación de los riesgos" relacionados con el blanqueo de dinero y la financiación del terrorismo y que el Instituto para las Obras de Religión (IOR), conocido como el Banco del Vaticano, sea supervisado de manera independiente, a la vez que puso reparos sobre los poderes e independencia de la AIF.

El prelado Ettore Balestrero, subsecretario para las Relaciones con los Estados ("subsecretario de Exteriores") precisó en aquella ocasión que el Vaticano no es un centro financiero y que por tanto los factores de riesgo de blanqueo son "muy bajos".

No obstante, reconoció que ello no supone que no tuvieran que poner más cuidado en ese punto y afirmó que ya lo están haciendo.

Respecto al AIF, reconoció que tenían que potenciarla, y en esa línea se enmarcan los nombramientos de hoy.

El 30 de diciembre de 2010, Benedicto XVI aprobó una ley para luchar contra el blanqueo de dinero en las instituciones financieras del Vaticano, que entró en vigor el 1 de abril de 2011, y para vigilar la aplicación de la misma creó la Autoridad de Información Financiera.

EFE en español EFE - Agencia EFE - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización escrita de la Agencia EFE S/A.