Seguridad

publicidad
06 de septiembre de 2009 • 13:04

Captura de 'El Rikin', duro golpe a cártel de Juárez, Sedena

"El Rikin" encabezaba hasta su detención un grupo de sicarios conocidos como "los Escajeda", dedicados a ejecutar personas en Ciudad Juárez, el valle de Juárez y el municipio de Guadalupe, en la frontera con Estados Unidos.

José Rodolfo Escajeda Escajeda, alias 'El Rikin'.
Foto: EFE / Terra Networks México S.A. de C.V.
 

México.- El arresto del capo de la organización de los Carrillo Fuentes, conocido como cártel de Juárez, José Rodolfo Escajeda, alias el "Rikin", es un avance para frenar el terror que ha causado el crimen organizado en Ciudad Juárez, con más de 1,500 muertos en este año, aseguró el Ejército mexicano.

La Secretaría de la Defensa (Sedena) afirmó que con la detención del capo, uno de los más buscados por la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés), "se afecta significativamente la capacidad operativa y de seguridad de la organización 'Carrillo Fuentes', en el trasiego de droga en Ciudad Juárez y Valle de Juárez".

La DEA tenía a Escajeda en su lista de criminales más buscados por narcotráfico y lo señalaba como uno de las cabecillas principales en la organización criminal de Ciudad Juárez.

El "Rikin" fue detenido el viernes pasado en un operativo en el que participaron militares y agentes federales en el poblado de Casas Grandes, a unos 200 kilómetros de Ciudad Juárez.

La Sedena indicó que Rodolfo Escajeda es un lugarteniente y principal operador del cártel de los Carrillo Fuentes (como también se conoce al cártel de Juárez) y es considerado uno de los narcotraficantes más peligrosos en esta zona.

Es acusado del crimen del activista antisecuestros Benjamín Franklin LeBarón y su cuñado Luis Carlos Widmar Stubbs, lideres de la comunidad mormona LeBarón, asesinados el 7 de julio en el municipio de Galeana, estado de Chihuahua, tras negarse a pagar el rescate del joven Erick LeBarón Ray.

Diversos medios lo involucran también en la masacre de 18 hombres ocurrido el miércoles pasado en el centro de rehabilitación "El Aliviane" de Ciudad Juárez, aunque ninguna autoridad investigadora ha confirmado esta versión.

"El Rikin" encabezaba hasta su detención un grupo de sicarios conocidos como "los Escajeda", dedicados a ejecutar personas en Ciudad Juárez, el valle de Juárez y el municipio de Guadalupe, en la frontera con Estados Unidos.

Actualmente, según diversos analistas, el cártel deJuárez libra una guerra contra el de Sinaloa, dirigido por el prófugo Joaquín 'el Chapo' Guzmán, que ha dejado más de mil 500 muertos en este año en Ciudad Juárez, considerada la urbe más violenta en el país.

Esa primera organización criminal fue creada en 1993 por Amado Carrillo Fuentes, llamado el "Señor de los cielos" debido a que utilizaba una flota de aviones para el tráfico de drogas.

Después de su muerte en 1997 en una operación de cirugía estética, la organización quedó en manos de su hermano Vicente Carrillo Fuentes y su hijo Vicente Carrillo Leyva, quien fue detenido este año.

Pese a que más de diez mil militares y policías federales fueron desplegados en la zona desde principios de año, la ola de la violencia crece continuamente.

Además de la llegada de más de ocho mil soldados y más de dos mil agentes federales, todas las dependencias de seguridad quedaron en manos de mandos militares, pero, aunque en un momento se detuvo momentáneamente la ola de asesinatos, más tarde se volvieron a intensificar.

Ciudad Juárez es una localidad fronteriza con la estadounidense El Paso, en el estado de Texas, y además de la violencia cotidiana, registra un alto índice de asesinatos de mujeres.

Las organizaciones criminales se disputan el creciente mercado de drogas local y el trasiego de sustancias ilícitas hacia Estados Unidos, el mercado más grande de consumo de cocaína en el mundo.

Según datos de las autoridades estadounidenses, en el negocio del narcotráfico en México participan unas 150 mil personas, y se obtienen ganancias que llegan hasta los 25 mil millones de dólares al año.

EFE