México

publicidad

¿Por qué no atrapaban a Joaquín "El Chapo" Guzmán?

Las autoridades lo consideran el traficante de drogas ilícitas más poderoso del mundo, un enemigo "muy inteligente" y, tras la muerte de Osama bin Laden, se encuentra en el primer lugar de la lista de los "más buscados" por el FBI.

"El Chapo" Guzmán está en todas partes. No es ese sujeto que está encerrado, escondido en la sierra: va de vacaciones a Mazatlán, a Los Cabos, a Guadalajara... No es que esté en la cima de una montaña donde nadie lo pueda ver": Anabel Hernández, autora del libro "Los señores del narco".
Foto: Archivo / EFE en español

El 19 de enero de 2001, Joaquín Guzmán Loera -alias "El Chapo"- se fugó del penal de Puente Grande en Jalisco, México.

Desde ese momento, la captura del líder del cartel de narcotraficantes de Sinaloa se ha convertido en una de las prioridades de varios gobiernos mexicanos y de Estados Unidos.

Las autoridades lo consideran el traficante de drogas ilícitas más poderoso del mundo, un enemigo "muy inteligente" y, tras la muerte de Osama bin Laden, se encuentra en el primer lugar de la lista de los "más buscados" por el FBI.

Además, aparece en la lista de los hombres más ricos que publica la revista Forbes y ha sido inspiración de más de 20 narcocorridos.

En momentos, las autoridades mexicanas han asegurado estar cerrando el cerco al capo, como cuando un alto funcionario de la SIEDO, la policía antinarcóticos de México, reveló que estuvieron cerca de capturarlo en Los Cabos, Baja California, un día antes de la visita de la secretaria de Estado de EE.UU., Hillary Clinton.

Sin embargo, "El Chapo" Guzmán continúa prófugo y las razones de ello han dado vida a una serie de hipótesis (y mitos) al respecto.

Con una artillería de inteligencia puesta en ese objetivo, decenas de investigaciones inependientes sobre su paradero y US$7 millones como recompensa por su captura, ¿por qué las autoridades no han podido lograrlo?

BBC Mundo consultó a una serie de especialistas que nos explican las posibles causas, así como las justificaciones de las autoridades.

Anabel Hernández: corrupción

Anabel Hernández, autora del libro "Los señores del narco", lleva seis años investigando los movimientos de Joaquín "El Chapo" Guzmán y del Cartel de Sinaloa.

Asegura que la penetración del narcotraficante en las instancias gubernamentales responsables del combate al narcotráfico son parte de la causa de que siga libre.

Según su hipótesis, tras obtener información privilegiada, el narcotraficante huye antes de ser atrapado.

Además, el creciente poder económico de Guzmán le permitiría contar con un enorme grupo de vigías (halcones) que le informan de los movimientos en los alrededores de su paradero.

"El Chapo" Guzmán está en todas partes. No es ese sujeto que está encerrado, escondido en la sierra: va de vacaciones a Mazatlán, a Los Cabos, a Guadalajara... No es que esté en la cima de una montaña donde nadie lo pueda ver", dice la ganadora del premio Nacional de Periodismo 2001.

Fortalecimiento

Para Hernández, las acciones en contra del narcotráfico llevadas a cabo por el gobierno federal mexicano han logrado que año con año el Chapo sea mucho más poderoso que cuando escapó de la prisión en 2001, sin tener territorio propio.

"Con cada golpe que da el gobierno a los carteles enemigos de el Chapo, él se vuelve más poderoso porque son plazas que él ocupa", asegura.

Pero dice que la ineficacia en la persecución del narcotraficante no es exclusiva de las autoridades mexicanas.

"El gobierno estadounidense ha priorizado tanto el combate al Cartel del Golfo y Los Zetas que intrínsecamente también han favorecido el crecimiento de El Chapo", explica.

"Es un conjunto de constantes que propician que el Cartel de Sinaloa sea prácticamente imposible de destruir y que el Chapo sea prácticamente imposible de cazar".

Según Hernández -por reportes que obtuvo de gente cercana al cartel- "El Chapo" Guzmán "no está preocupado de que lo vayan a detener".

Jorge Carrillo Olea: ineficacia

Jorge Carrillo Olea fue fundador de los organismos de inteligencia mexicana CISEN y CENDRO, y en 1993 fue pieza clave en la captura de "El Chapo" Guzmán en Guatemala.

Entonces se trató de una operación coordinada entre tres países: México, Guatemala y El Salvador.

"Eso fue hace 20 años, siete años después se fugó y once años después no hay explicación posible de lo que ha sucedido", dice el especialista en seguridad nacional y servicios de inteligencia.

Contrario a los argumentos de corrupción -"porque pediría que se sustentara"- pero fuertemente crítico con las acciones del gobierno actual, Carrillo Olea insiste en que El Chapo sigue libre por una "total ineficacia en la autoridad persecutoria del delito en México".

Carrillo Olea niega que el paradero de Joaquín Guzmán sea un secreto a voces.

"Los que dicen saber donde está simplemente están mintiendo (...) De ser así, ¿por qué no se llenan los bolsillos de billetes de dólares y resuelven su vida con la recompensa que existe por él?

"Gato encerrado"

En varias ocasiones, Carrillo Olea ha demandado al gobierno de México una explicación sobre los avances, acciones y procedimientos en la lucha contra el narcotráfico.

Pero sobre todo, una explicación de las acciones de fuerzas estadounidenses en el territorio mexicano.

"Tienen radares, satélites, sensores de temperatura, de movimientos, control de tarjetas de crédito, de teléfonos, de flujos migratorios, de flujos financieros y todo esto y muchísimo más y no hay un solo dato", insiste el autor de "México en riesgo".

Según Carrillo Olea, en EE.UU. la captura del narcotraficante va de la mano de un proyecto de carácter absolutamente político de cara a las elecciones presidenciales.

"Por parte de la autoridad mexicana hay simple y llanamente una gran ineptitud. Por la parte estadounidense creo que hay 'gato encerrado", dice Carrillo Olea.

 

Malcolm Beith: protección

El periodista británico Malcolm Beith pasó tres años en México haciendo un trabajo de investigación sobre el narcotráfico en la región.

De entrevistas con agentes de la DEA, autoridades mexicanas e incluso narcotraficantes resultó el libro "El último narco", una crónica del acecho al hombre más buscado, Joaquín "El Chapo" Guzmán.

Para Beith, existen dos razones principales del fracaso de las autoridades mexicanas en la captura del narcotraficante.

"La primera, que tiene que redes de corrupción que abarcan todo el país (...) y en segundo lugar, está la cuestión de si las autoridades en México están realmente haciendo su mejor esfuerzo para atraparlo", dice Beith.

Sinaloa: un refugio

Por testimonios en cortes estadounidenses de agentes de la DEA, se ha documentado que el narcotraficante podría haber ideado una manera de entregar información sobre sus rivales a las autoridades.

Sin embargo, Beith no cree que que "el gobierno tenga un agenda oculta para mantenerlo fuera de prisión", si no que han dividido su atención con otros grupos delictivos (como Los Zetas y La Familia Michoacana).

A pesar de que la información de inteligencia obtenida por el periodista británico revela que el capo está ubicado supuestamente en las montañas de Sinaloa, éste insiste en que en esa región Guzmán goza de una red de protección de los lugareños que le son leales y cientos de hombres armados.

"En las montañas de Sinaloa hay muy pocos secretos, así que si el ejército mexicano intenta capturarlo allí, alguien le dará el dato antes que lleguen por él", dice Beith.

"En Sinaloa está protegido, incluso si todo el mundo sabe que él está allí", concluye.

 

Raymundo RivaPalacio: suerte

El analista y periodista Raymundo RivaPalacio explica que la captura de narcotraficantes es un complicado proceso de investigación e inteligencia que demora varios meses.

"Cuando los detienen, casi siempre, es resultado de una falla en el último momento de su equipo de seguridad o un descuido en su entorno. Es un descuido pero también hay un trabajo de inteligencia", explica el ganador de cuatro Premios Nacionales de Periodismo.

En el caso del líder del cartel de Sinaloa -a diferencia de otros criminales urbanos- el proceso se dificulta porque vive "a salto de mata" (que se mueve de un lado a otro constantemente).

Según el testimonio de personas relacionadas al cartel y que han sido detenidas, Guzmán lleva más de cuatro o cinco años moviéndose continuamente, viviendo en la sierra, de manera muy precaria y sólo con un par de cocineras y un ayudante.

"El problema es que su captura depende mucho de la suerte o de la fortuna en el momento adecuado", insiste RivaPalacio, quien niega que exista información sólida que permita pensar que tiene informantes dentro del gobierno.

Un icono

Sin embargo, para RivaPalacio la captura del narcotraficante, a estas alturas, es más relevante para los gobiernos de México y EE.UU. que para la propia organización delictiva.

"Van a perder a un icono, a un emblema pero no les va a afectar el negocio", dice el periodista mexicano.

Según el fundador del sitio Ejecental.com.mx, RivaPalacio, "El Chapo" Guzmán tiene jefes operando que están tomando las decisiones estratégicas.

"Es el cliché de Osama Bin Laden, que ya no era el hombre que tomaba realmente las decisiones dentro de al-Qaeda pero emblemáticamente era muy importante", explica.

Su captura, dice, sería de utilidad para las agencias de inteligencia estadounidense por la información que podría proporcionar.

"Políticamente es una maravilla, es emblemático (...) Indiscutiblemente es el hombre de la década", concluye.

 

Ricardo Ravelo: deudas

Ricardo Ravelo tiene más de una década estudiando el narcotráfico y cinco libros sobre el tema.

"No lo atrapan porque existe un proyecto de consolidación de una organización criminal, en este caso (el cartel de) Sinaloa en todo el territorio mexicano", dice.

Eso -explica- sucedió hace más de diez años cuando "El Chapo" Guzmán escapó del penal de Puente Grande. Entonces, de una reunión entre líderes del Cartel de Juárez, resultó el proyecto de consolidar la organización criminal Sinaloa con la intención de acabar con sus principales rivales.

"Casi una década después de su fuga todo eso se ha cumplido", dice el especialista en narcotráfico, justicia y seguridad que da cuenta de los pormenores de esa reunión en su libro "Los narcoabogados".

Hoy, según las investigaciones de Ravelo, la Organización Sinaloa tiene más o menos 20 estados bajo dominio en México, controla el trasiego en Centro y Sudamérica y está presente en 50 países.

Sin embargo, para Ravelo, la captura sería orquestada desde EE.UU. porque "en México ha gozado de mucha impunidad y de mucha protección" y lo ejemplifica con las declaraciones de un obispo del estado de Durango quien hace unos años dijo "todo mundo sabe en donde está (el Chapo) menos el gobierno".

"No es la corrupción, es la protección. Ningún criminal puede ser mas inteligente que toda la estructura de inteligencia de un Estado", explica Ravelo. "Si no se le ha detenido y si no se le detiene es porque algo se le debe", concluye.

 

Gobierno: responsabilidad compartida

Desde el inicio de la administración del presidente Calderón en diciembre de 2006, el gobierno mexicano estableció una estrategia de Seguridad Nacional en la que -entre otros puntos- puso enfásis en la lucha contra el narcotráfico.

Se desplegaron a más de 50.000 militares para poner fin a la violencia perpetrada por los carteles de la droga. Sin embargo, también desde que asumió el poder, la lucha ha causado más de 34.000 muertes.Por ello, continuamente se le ha cuestionado la efectividad de la estrategia, utilizando como argumento la aún fallida captura de Joaquín "El Chapo" Guzmán.

En un intento por despejar los mitos relacionados a la seguridad en México, en mayo pasado el vocero del ministerio de Gobernación, Alejandro Poiré, participó en la serie de videos semanales "10 mitos de la lucha por la seguridad".

Uno de ellos, enteramente dedicado a desmentir alguna relación de favoritismo entre Joaquín "El Chapo" Guzmán Loera y el gobierno federal.

En el video se asegura que la presente administración favorece el combate frontal a todos aquellos que amenazan el establecimiento de una seguridad auténtica y duradera.

"Como otros delincuentes de alta peligrosidad, (Joaquín "El Chapo" Guzmán) está siendo perseguido por las Fuerzas Federales con el mismo acecho y firmeza, y su organización delictiva está también siendo combatida con la misma contundencia que otras bandas criminales. Muestra de ello son las severas afectaciones que ha sufrido en su estructura operativa, logística y financiera desde el inicio del presente gobierno", escribe en el blog de la presidencia.

Además, insiste en que el grupo criminal se ha debilitado a lo largo de la administración de Calderón, tanto en su linea de mando como en su expansión criminal.

Responsabilidad compartida

El gobierno mexicano ha aclarado que la captura del narcotraficante no es un asunto exclusivamente de su jurisdicción.

En una entrevista reciente al diario The New York Times, el presidente Felipe Calderón respondió a la pregunta sobre por qué era tan difícil la captura de "El Chapo" Guzmán.

"Eso habría que preguntárselo a las autoridades aduanales americanas. Porque la aduana que tienen que cruzar para ir a Los Ángeles es la de EE.UU., no la de México. Y si el Chapo estuvo en Los Ángeles, yo me pregunto los americanos por qué no lo atraparon. No sé si estuvo en Los Ángeles, pero son preguntas para mí", declaró.

"Lo sorprendente es que él o su esposa están tan tranquilos en EE.UU., lo cual me lleva a preguntarme, ¿cuántas familias o cuántos capos mexicanos estarán más tranquilos en el lado norte de la frontera que en el lado sur? ¿Qué lleva al Chapo Guzmán a tener su familia en Estados Unidos?

En esas mismas declaraciones, Calderón seguró que han capturado a la mayoría de los líderes criminales que el gobierno se propuso como objetivo pero que no es esa la única y "quizá tampoco nuestra fundamental parte de la estrategia".

"Pero tarde o temprano caerán", dijo el presidente mexicano al The New York Times.

Iglesia lanza un mensaje a delincuentes con 'Hermano narco'Haz clic para ver el video en Terra TV
Iglesia lanza un mensaje a delincuentes con 'Hermano narco'
BBCMundo.com Derechos reservados. Todos los derechos de los contenidos de este sitio (incluidos los de autor) son propiedad de la British Broadcasting Corporation (BBC,Corporación Británica de Radiodifusión).