Jalisco

publicidad
26 de marzo de 2010 • 13:14

Confiesa padrastro haber asesinado a su hijastro y violarlo

Luego de que las primeras indagatorias que se realizaron para localizar a un bebé de un año y siete meses, Roberto Jonatan Quirarte León finalmente aceptó que lo asesinó porque no aguantaba ya el llanto, pero además abusó del ...

Roberto Jonatan Quirarte León señalando el lugar donde abandonó el cuerpo.
Foto: Terra / Terra Networks México S.A. de C.V.
 

Guadalajara.- Luego de que las primeras indagatorias que se realizaron para localizar a un bebé de un año y siete meses, supuestamente plagiado por tres personas cuando el padrastro, de nombre Roberto Jonatan Quirarte León lo llevaba a la guardería, finalmente aceptó que lo asesinó porque no aguantaba ya el llanto, pero además abusó del infante.

El procurador de justicia, Tomás Coronado Olmos, señaló que el implicado terminó por decirles que mató al niño Leonardo Daniel Casparius Mendoza porque 'no se callaba' y ante esto decidió golpearlo salvajemente en la cara hasta dejarlo inconsciente y prácticamente muerto, sin embargo su saña no quedó ahí y que posteriormente le estrelló la cabeza contra unas piedras del río seco en donde lo dejó, para después fingir el plagio.

No obstante a esto, previo a la golpiza que le propinó, el padrastro confesó que al infante lo ultrajó en repetidas ocasiones.

Durante su declaración ministerial Quirarte León confesó que propinó varios puñetazos en la cara y pecho a su hijastro y lo azotó contra el piso hasta asegurarse que estaba muerto.

Explicó que su esposa Natalia Mendoza Núñez salía todos los días a trabajar, pero él se encargaba del cuidado del bebé, a quien llevaba a la guardería. Pero el pasado lunes, ultrajó al niño y éste comenzó a llorar debido a la agresión. Como no se callaba, lo agredió a golpes hasta que falleció.

El atacante después se llevó el cuerpo del bebé a un canal ubicado en las cercanías de las ruinas del Ixtépete, donde lo dejó por espacio de 24 horas para ir a presentar la denuncia en la Procuraduría de Justicia del Estado, después de eso decidió ir por el cuerpo que había dejado en una bolsa y se lo llevó a otro lado para enterrarlo.

Por otra parte, Coronado Olmos, explicó que el homicida les narró que 'empezó a golpear al niño, causándole múltiples lesiones hasta quedar casi muerto. El acusado menciona en su declaración, que después de esto fue a un canal, allá por el Ixtépete, para consumar la muerte del menor, pues todavía lo azotó en las piedras del canal de aguas negras', para que no quedara duda de que ya estaba muerto.

Ante esta saña y la confesión, se pedirá a los jueces que se le aplique la pena máxima de 50 años por el delito de homicidio calificado, por la saña con la que mató a este bebé-

'El homicidio es lo que vamos a aplicar en este caso, en principio porque es de mayor rango y de mayor sentencia, tenemos la posibilidad de que pudiera surgir de 20 a 40 la penalidad para este sujeto, por lo tanto el agente del Ministerio Publico estará solicitando la pena máxima que es de 50 años', aseguró Tomás Coronado.

Mientras que en la declaración queda asentada la narración de Roberto Jonatan en donde indica que 'saqué al niño de la recámara, lo llevé al cuarto, lo maltraté psicológicamente, físicamente lo golpeaba y lo asustaba, descargaba mi estrés con él, a veces le salían moretes en su piel porque lo agarraba muy fuerte'.

Por eso al no poder 'llegar a la casa de mi mamá situada en Juanacatlán, me llevé al niño ya muerto para esconderlo en un canal de aguas negras en las cercanías del Ixtépete, lo eché en una bolsa negra donde permaneció por 24 horas. El martes por la mañana salí de la casa de mi esposa, enseguida agarré unas bolsas negras de la alacena para irme a la casa de mi mamá donde conseguí una pala, de ahí tome el carro de mi madre, luego me lo llevé al cerro de Juanacatlán donde lo enterré y le puse unas piedras' para que el cuerpo no fuera devorado por los perros o animalesde la zona

Terra