0

'Eran muy solidarios'

13 feb 2012
22h50
actualizado a las 22h50
  • separator
  • comentarios

En el funeral de José Manuel Mendoza Gil, uno de los tres hombres que fueron linchados la noche del viernes, privó la indignación.

Funeral de linchado
Funeral de linchado
Foto: Agencia Reforma

En la calle Duraznos, en San Pedro Tezompa, en el Municipio de Chalco, Estado de México, familiares montaron ayer carpas para recibir a los dolientes antes de partir al panteón.

Los más cercanos dijeron desconocer si el joven, de 26 años de edad, y sus dos acompañantes estuvieron involucrados en algún incidente previo.

"Lo que sabemos es que ellos habían estado trabajando todo el día y fueron allá a cargar gasolina y ahí dos carros, una camioneta y un coche, los interceptaron y empezaron a seguirlos", relató Lucía, una vecina de Tezompa.

"Ahí los estuvieron cazando hasta que los agarraron y los llevaron a la delegación".

La viuda de José Manuel, quien no quiso dar su nombre, aseguró que se dedicaba desde hace varios años a realizar trabajos de albañilería junto a sus vecinos, Raúl Aboytes y Luis Alberto Cárdenas, ambos menores de edad y quienes eran ayudantes de su esposo.

"Ninguno trabajaba en papelerías como han manejado, ellos trabajaban juntos y siempre estaban juntos", explicó la viuda, quien ahora tendrá que mantener sola a los dos hijos que dejó Mendoza Gil.

El delegado municipal de la comunidad, Germán Morales Hernández, descartó que los pobladores estén buscando revancha, ya que lo único que se exige es justicia.

"Eran unas personas honradas, eran unas personas trabajadoras, personas muy solidarias ante el pueblo, ante la comunidad. Desgraciadamente hay menores de por medio, de la familia de José Manuel", explicó el delegado.

Incluso, aseguró, la familia de Mendoza Gil está temerosa.

"Porque pues imagínese, se llevaron a la persona, la mandaron donde los vecinos no se fijaron qué tipo de personas eran".

Los familiares y vecinos escoltaron el cuerpo de José Manuel hasta la iglesia de San Juan y San Pedro Bautista, donde acompañados de música de mariachis clamaron justicia.

Raúl Aboytes y Luis Alberto Cárdenas, los dos menores que también perecieron, fueron sepultados al mediodía en un pueblo aledaño a ambas comunidades.

 Reforma - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización.

compartir

comentar

  • comentarios
publicidad
publicidad