México

publicidad
04 de abril de 2011 • 08:50

El cambio de horario y el "ahorro de energía"

Nuevo horario

"Debemos usar el tiempo como instrumento y no como muleta".

John F. Kennedy

Hay una razón natural para el horario de verano. Con el avance del año hacia el solsticio de junio, los días se van haciendo más largos y amanece más temprano. Por milenios los humanos se han despertado más temprano en verano que en invierno. Pero el cambio lo han hecho de forma gradual. No es natural adelantar el reloj en una fecha determinada para lograr que la gente se levante una hora más temprano.

Las autoridades afirman que esta disposición ahorra electricidad. La Comisión Nacional para el Uso Eficiente de la Energía, una dependencia de la Secretaría de Energía, afirma que el año pasado se logró un ahorro de 1,347 gigavatios/hora (GWh) en el consumo de electricidad como consecuencia del cambio de horario. Según la Comisión Federal de Electricidad el ahorro es de 5 por ciento en el consumo doméstico y de 1 por ciento en el global. Los usuarios, sin embargo, se muestran escépticos: sus recibos de electricidad, después de todo, no reflejan ese supuesto ahorro.

Si realmente lo hay, su importancia está disminuyendo. Mucho mayor impacto ha tenido en el consumo de electricidad la introducción de focos y refrigeradores ahorradores de energía que el horario de verano.

La razón fundamental por la que se inició este programa en 1996 en México fue lograr una mejor distribución en el uso de electricidad a lo largo del día. El horario de verano hace que los hogares demoren el momento en que encienden su iluminación interior, lo cual evita que a las siete de la tarde coincida el fin del periodo de mayor demanda de electricidad industrial con el inicio del mayor uso de electricidad doméstica nocturna. Al hacer que la gente encendiera sus luces domésticas más tarde, se evitaba poner en operación plantas viejas y menos eficientes de generación para enfrentar el pico de demanda. Pero hoy eso ya no ocurre porque hay una amplia reserva de oferta de nuevos y eficientes productores.

El cambio de horario, sin embargo, genera problemas de adaptación. Millones de personas son obligadas a despertarse más temprano lo cual produce un cansancio permanente e impuntualidad que pueden durar varios días. Nadie ha calculado hasta ahora los costos a la economía de estos desajustes.

Los problemas prácticos del cambio de horario se han ampliado ahora que una parte del país aplica el horario de verano del primer domingo de abril al último de octubre, la frontera norte del segundo domingo de marzo al primero de noviembre y Sonora nunca. Además, algunos grupos políticos e indígenas, particularmente en Oaxaca, se niegan a hacer el cambio.

Actualmente 86 países del mundo cambian de horario en el verano. Se trata principalmente de naciones europeas y norteamericanas. En la Unión Americana, Arizona y algunas reservaciones indígenas tampoco aplican el horario de verano. El estado mexicano de Sonora no lo hace debido a su vecindad con Arizona.

Me parece que hay formas más eficientes de lograr un ahorro más real y significativo de electricidad. Los precios, de hecho, son la forma más sencilla y eficaz de producir ajustes en el comportamiento de personas y empresas. Si simplemente se cobraran precios más altos por el uso de la electricidad de seis a ocho de la tarde, por ejemplo, el resultado será un ahorro inmediato sin problemas de ajuste a un nuevo horario. Pero el cambio de horario se ha convertido en un dogma en el gobierno mexicano.

Las autoridades tienen así el reto de convencer a la gente que vale la pena aceptar una medida molesta para generar un ahorro de energía que no alcanza a registrarse en los recibos de luz.

LA VIDA NO VALE

La información disponible sobre el homicidio de siete personas en Cuernavaca, entre ellas Juan Francisco Sicilia, hijo del poeta Javier Sicilia, aterra porque demuestra que la impunidad en México es tan grande que se mata por cualquier cosa. Con razón José Alfredo Jiménez decía que en México "La vida no vale nada".

www.sergiosarmiento.com

Reforma