México

publicidad
09 de febrero de 2014 • 08:47 • actualizado a las 08:48

Eduardo Caccia: En los cuernos de la luna

Pues con la novedad de que ya somos A3 (si no me equivoco, la calificación más alta que ha conseguido México), de acuerdo con la firma fundada por John Moody, una de las dominantes en el mercado de calificadoras de valores. No es un logro menor y no les faltan razones a muchos políticos para festejar, pero, hasta hoy, dicho festejo es más bien para unos cuantos (algo así como la pachanga privada que en el Senado organizó el coordinador de los panistas, prueba mayúscula de que las neuronas, al menos las útiles, no han sido repartidas por igual, aunque unos tengan fuero constitucional).

Por allá de la segunda mitad de los años ochenta y principios de los noventa, yo vendía Cetes, petrobonos y acciones listadas en la Bolsa Mexicana de Valores. Envestidos con la icónica calculadora HP12C, mis compañeros de casa de bolsa y yo hacíamos cálculos prodigiosos cuando subía el mercado, y buscábamos razones en los analistas para explicar una baja. Un rumor viviente me acompañó todos esos años, no faltaban los inversionistas que aseguraban que, ahora sí, el gobierno no iba a pagar los Cetes.

La deuda pública mexicana pagaba muchísimo más que los papeles considerados con menor riesgo, los bonos del tesoro norteamericano. No recuerdo cuál sería la calificación del riesgo país en aquellos años, pero era suficientemente mala para alentar los más inesperados descalabros y conjeturas, desde los traumáticos aumentos a las gasolinas, hasta las incontables devaluaciones; el dólar era el exorcismo más popular.

Recuerdo un cliente, hombre mayor, comerciante pragmático, rentista y poco especulador, que cuando yo le hablaba de justificaciones del mercado, proyecciones macroeconómicas, calificadoras de valores, rendimientos históricos y más, me miraba como quien observa al novillero el día de su alternativa, y me decía "ustedes los financieros viven en los cuernos de la luna". Luego me daba cátedra de realidad, donde ligaba a sus clientes morosos con la fila para comprar dólares, multiplicada por el rumor de café con los amigos, dividido por la baja en sus ventas. El resultado para él era que todo iba camino a la debacle a pesar de las calificadoras de valores.

Cuando supe de la caída de Enron y de cómo las calificadoras de valores quedaron en entredicho, me acordé de mi cliente en la casa de bolsa. Lo volví a recordar hace unos años luego de la crisis financiera, a nivel de escándalo, de Comercial Mexicana, que a pesar de la calificación de su papel, de poca defensa le sirvió a cientos de inversionistas que se vieron seriamente afectados por la impericia financiera de sus ejecutivos, quienes, junto con los analistas del mercado y los ejecutivos de las casas de bolsa, estaban en los cuernos de la luna, sin sospechar del inminente Armagedón.

Ser A3 tiene sentido para el mercado financiero internacional, habla del bajo riesgo asociado a México, o del grado de certeza que el país evoca, producto de las recientes reformas estructurales. Pero ser A3 tiene poco sentido para la gran mayoría de los mexicanos si los cambios económicos no alcanzan la microeconomía, si no se traducen en ventajas de la vida cotidiana. Aún así, una calificación de esta naturaleza no nos habla de otros serios problemas que afectan la calidad de vida: la corrupción, la inseguridad, la (en su mayoría) pobre clase política que nos conduce.

Somos A3 para el mundo sí, pero cuál es nuestra calificación en pobreza, en educación, en instituciones fuertes, en reforma fiscal y política. Festejar ser A3 tendrá sentido si permite superar los otros problemas.

Cierta vez se le ocurrió a Salinas que alguien debería pagar los platos rotos de la Bolsa. Escogió a nuestro jefe. El día que lo apresaron tuvimos amenaza de bomba en la casa de bolsa. Nos desalojaron por seguridad. Frente al edificio, sobre el camellón, aguantábamos las mentadas de madre de los automovilistas que hacían leña del árbol caído. Sin datos técnicos ni fundamentales para defenderme, y a pesar de mi HP12C, ese día me caí de los cuernos de la luna. 
 
@eduardo_caccia

Si te interesa estar informado de lo más relevante de la actualidad, así como de la Ciencia y Tecnología, sigue en tu móvil al Canal de Noticias en su cuenta oficial de Twitter @NoticiasTerraMX.

 
Reforma - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización.