México

publicidad
22 de julio de 2012 • 16:38

4 mil 500 jóvenes mexicanos son asesinados al año, Colmex

Entre el 2000 y 2008 fueron asesinados en México 36 mil 444 niños y jóvenes de entre 10 y 29 años.
Foto: Reforma/Archivo

Ciudad de México.-  La fotografía de los homicidios de jóvenes y adolescentes en México muestra que el mayor número de los asesinatos violentos ocurren entre la población de 20 a 24 años, la mitad mueren por arma de fuego, y el número de mujeres asesinadas respecto a los hombres es mayor que en otros países de latinoamérica.

Entre el 2000 y 2008, en México fueron asesinados 36 mil 444 adolescentes y jóvenes entre 10 y 29 años de edad, un promedio de 4 mil 500 por año.

Con esa cifra, el País se ubica en el tercer lugar en un comparativo con Brasil, Colombia, Guatemala y Argentina.

El análisis comparativo es parte del proyecto Violencia Juvenil en América, realizado por el Colegio de México y el Centro Internacional de Investigación sobre Desarrollo (IDRC por sus siglas en ingles) y coordinado por el académico Arturo Alvarado, del Colmex.

"Cuando vemos los datos de los asesinatos de jóvenes no podemos pensar que es un accidente, aquí hay cosas muy graves detrás", dijo el académico Alberto Concha, coautor del estudio, académico de la Universidad de Antioquia y asesor de la Organización Panamericana de la Salud.

Los asesinatos en el País habían mantenido una tasa de entre 8.3 y 11 muertes por cada 100 mil habitantes desde el 2000 al 2006.

En el 2007 disminuyó a 7.8, la más baja del periodo, pero al año siguiente repuntó hasta 13.8, por encima del valor de los homicidios total del País, con 12.4 por cada 100 mil habitantes.

De los países comparados, el repunte de México en los homicidios de jóvenes es el más drástico, Argentina y Colombia en cambio tienen tendencia a la baja.

Respecto a la distribución de las muertes, en México representan el 4.4 por ciento en la población de 10 a 14 años, 22.7 por ciento en los adolescentes de 15 a 19, un 35.7 por ciento en el rango de 20 a 24 años y un 37.1 de 25 a 29 años.

En el resto de los países el rango de 20 a 24 años es el que concentra el mayor porcentaje de muertes, mientras que el rango de 10 a 14 años de México duplica el promedio de los países comparados.

Respecto al tipo de arma, en el País el 56.5 mueren por arma de fuego, el 18.7 por punzocortante, el 13.4 por otras armas y el 11.3 por arma no especificada.

Destaca que México es la nación donde es menor el porcentaje de asesinados con arma de fuego. Guatemala el mayor, con 87.3 por ciento de los decesos.

Aún así, el investigador del Colmex advierte que hay cierta "profesionalización" en la ejecución del asesinato.

"El que el 77 por ciento de los homicidios (promedio en los cinco países) ocurran con arma de fuego nos hablan de que hay un mayor profesionalismo, la aparición del sicariato, de profesionales", dijo Concha.

Sobre género, México es el País que tiene un mayor índice de asesinatos de mujeres, del total de los homicidios de jóvenes el 12.3 por ciento corresponden al sexo femenino, por encima del 8.9 por ciento de Argentina, 8.7 por ciento de Guatemala, 7.6 por ciento de Colombia y 6.8 por ciento de Brasil.

El reporte señala como factores de riesgos individuales, familiares, escolares y comunitarios como la falta de proyecto de vida, integración social, desempleo, costumbre a solucionar problemas con violencia, exclusión social y discriminación, acceso a personas vinculadas con el crimen y armas, violencia estructural del Estado, entre otros.

Cancún: topan jóvenes con pocos servicios

Cancún, construida en la década de los 70 como el polo turístico de mayor importancia en el País, es ahora una cuidad que enfrenta un gran reto para atender las necesidades de la población que experimenta alto crecimiento, sobre todo en el sector de adolescentes y jóvenes.

Actualmente, 4 de cada 10 habitantes son adolescentes y jóvenes que demandan servicios sanitarios, educativos y de transporte que el Gobierno municipal no es capaz de solventar por el crecimiento desmedido y la falta de planeación a mediano y largo plazo, advierten investigadores del Colegio de México y el Centro Internacional de Investigación sobre Desarrollo en el proyecto "Violencia Juvenil en América Latina".

El promedio de escolaridad del municipio es de 9.59 por ciento, pero aún casi 6 de cada 10 niños en edad preescolar no asisten a la escuela, 5 por ciento de primaria, 7 por ciento de secundaria y preparatoria y 64 por ciento carece de acceso a estudios universitarios.

Una tercera parte no cuenta con ningún tipo de cobertura de salud. El acceso a empleo para este sector, sobre todo para los más marginados, es trabajar como cargadores, albañiles o pintores.

El resultado del grupo focal realizado por la investigadora Araceli Nava refleja el efecto de la política de seguridad emprendida por los gobiernos locales: énfasis en las acciones de reacción y sanción, que en la prevención.

Dijeron que la familia es el único espacio donde se sienten seguros y cómodos, pese a la violencia intrafamiliar que sufrieron sobre todo las mujeres en conflicto con la ley.

En la escuela reconocieron vivir violencia de manera cotidiana y la percepción de riesgo permea ambientes como las calles y los barrios.

Los jóvenes en conflicto con la ley dijeron que como medida de protección suelen andar con piedras o transitar en grupo, para sentirse seguros.

Las autoridades municipales identificaron al 2011 un total de 101 pandillas concentradas en las cinco zonas más marginadas de la ciudad.

Morelos: recomiendan fortalecer lazos

Tras un repunte en el homicidio de adolescentes en la entidad, el titular del Sistema Estatal de Seguridad Pública de Morelos, José Herrera, solicitó a padres de familia no perder la comunicación con sus hijos y prevenir que sean atraídos por la delincuencia organizada.

También hizo un llamado a los jóvenes, a quienes recomendó ser mesurados y no caer en excesos de confianza cuando salgan a divertirse

"Estrechar los vínculos familiares, fortalecer la comunicación entre padres e hijos, saber donde se encuentran éstos al salir a divertirse, quiénes son sus amistades, detectar de manera oportuna actitudes, tanto físicas, como de comportamiento, que no sean las normales de jóvenes, incluso de menores de 16 años de edad", expresó Herrera.

El Coronel en retiro aseguró que los miembros de grupos delictivos han encontrado entre los jóvenes un sector vulnerable fácil de embaucar ante la falta de valores y principios inculcados desde el hogar que les permita rechazar ser utilizados para el trasiego de drogas en pequeñas cantidades, del narcomenudeo, de la compra y consumo de estupefacientes, o de participar en actos de violencia.

"No se puede tampoco generalizar, pero es oportuno sumar a las tareas de prevención la corresponsabilidad de los padres de familia o tutores para ser los mejores guías de los jóvenes que son presente y futuro de Morelos, demostrado en diferentes ejemplos en el ámbito académico, artístico, deportivo, tecnológico, intelectual y cultural", dijo.

"La invitación a nuestra ciudadanía es que no pierdan la comunicación con los jóvenes, previniendo que sean víctimas de conductas antisociales y de la violencia".

Herrera también pidió a los jóvenes a no dejar de divertirse, pero de manera sana y responsable, estableciendo medidas de seguridad en los sitios donde se establezcan con sus amigos en pro de salvaguardar su integridad física.

Ciudad Juárez: crecer entre violencia

A partir de la década de los 90, Ciudad Juárez comenzó a resentir una alza en la violencia, con tasas de homicidio por encima del promedio nacional.

Si bien crecía de manera paulatina, entre 2007 y 2008 tuvo un disparo del 713 por ciento y en 2010 llegó a su máximo histórico.

Los jóvenes han sido los más afectados de esta violencia pues representan más de la mitad de los homicidios, por encima del promedio nacional que es del 40 por ciento.

Así, ésta es la ciudad de mayor victimización juvenil en el País.

Los investigadores Arturo Alvarado y Úrsula Alanís, responsables del capítulo de esta ciudad fronteriza, explican esta mayor victimización en la explosión de un conflicto entre dos organizaciones criminales, la llegada del Ejército y el uso de las pandillas para pelea de territorio entre los narcotraficantes.

La policía calcula que hay 460 pandillas en el municipio con 3 mil miembros, aunque no todos participan o colaboran con los grupos delincuenciales.

La forma en que los jóvenes viven su ciudad está determinada por el contexto que habitan.

Los jóvenes en conflicto con la ley no se sienten seguros en la ciudad, pero sí en su barrio, mientras que en los estudiantes la percepción de miedo es generalizada en toda la ciudad, incluso en su casa. Sobre todo para las mujeres.

Una de las jóvenes entrevistadas, por ejemplo, conoce en su colonia a cinco mujeres viudas por causa de la narcoviolencia.

"Hay problemáticas que ahorita no se ven, pero que se van a venir con esos niños que se quedaron sin papás". El 90 por ciento de las mujeres de este segmento conoce sobre la desaparición o muerte de alguna mujer cercana a ellas, ya sea del trabajo o la escuela.

Los hombres también tienen una percepción particular de la violencia. Los que están en conflicto con la ley tienen en su hablar frases como "no me gusta mi ciudad por fea o violenta" o "aquí ya no se puede vivir porque por cualquier cosa puedo morir o caer en la cárcel".

Los estudiantes, en cambio, afirman "En Juárez no existe barrio seguro", "en las calles corres el riesgo de ser levantado o detenido por lo que sea", "pueden entrar a tu casa a robarte o buscar sospechosos".

Capitalinos: resienten desempleo

Los jóvenes de la Ciudad de México, la tercera parte de la población, tienen libertad para explorar el barrio y apropiarse de los espacios públicos, experimentar su participación política o cultural y tener sentido de pertenencia.

Aún con esa libertad, la falta de empleo y la violencia predisponen la vida en la capital del País advierten investigadores del Colegio de México y el Centro Internacional de Investigación sobre Desarrollo en el el proyecto "Violencia Juvenil en América Latina".

Algunos datos: la población joven tiene una tasa de desocupación del 7 por ciento, pero la mayoría de las veces acceden a empleos precarios con largas jornadas laborales y trayectos entre su casa y el espacio de trabajo, por lo que muchos habitantes de las colonias populares optan por el trabajo informal.

Sobre la mortalidad, los accidentes y los homicidios encabezan el rango 15 a 24 años de edad, en ese orden, mientras que para los jóvenes de 25 a 34 años son los homicidios y luego los accidentes las principales causas de muerte.

Los jóvenes de 18 a 29 años representan poco más de la mitad de la población en detención y sentenciada por delitos del fuero común, con un 52.9 y 54.1 por ciento, respectivamente.

Los grupos focales realizados por los académicos Arturo Alvarado, Gabriela Figueroa y Roberto Márquez, arrojaron que los jóvenes, de barrios populares en su mayoría, viven violencia en mayor o menor grado que se materializa en el consumo de alcohol y drogas en el barrio, peleas comunes, altos índices delictivos en algunas zonas y circulación de armas blancas y de fuego de manera común.

La relación con la violencia los ha obligado a reaccionar de distintas maneras. Los estudiantes suelen alejarse de situaciones o zonas que pueden ser peligrosas, los que han estado en conflicto con la ley la asimilan.

Pese a ello, tanto los jóvenes estudiantes como los que estuvieron en conflicto con la ley coincidieron en sentirse seguros en la ciudad.

Algo que caracteriza la vida de los jóvenes en la capital es la violencia que sufren a través de la discriminación. En el grupo focal la mayoría de los entrevistados dijeron sentirse violentados cuando visitan zonas de clase alta, donde los rechazan o criminalizan por su forma de vestir.

Si fuiste testigo de un acontecimiento y quieres denunciar algo o compartir tu punto de vista sobre un tema, entonces envía tu aportación a TÚ REPORTERO y lo publicamos.

Sigue a Terra Noticias en tu móvil m.terra.com.mx

Sigue también en tu tablet a Terra Noticias tablet.terra.com.mx

 

 

 

 

 

 

 
Reforma - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización.